La Convención de Aguascalientes


 

¿Cómo le quedaría el ojo a Carranza…?

La Convención de Aguascalientes fue convocada por Venustiano Carranza el 1ero de octubre de 1914 y se llevó a cabo del 10 de octubre al 9 de noviembre del mismo año, denominándosele: Gran Convención de Jefes militares con mando de fuerzas y gobernadores de los Estados.

 

Los zapatistas no entraron desde el principio a la Convención sino a partir el 26 de octubre cuando protagonizaron el afamado “Incidente de la Bandera”, que casi le cuesta la vida a uno de sus delegados.

 

El objetivo era dar fin a la guerra en el país y unificar a las fuerzas del norte comandadas por Villa y las fuerzas del sur comandadas por Zapata. 

 

Los zapatistas exigían que se reconociera hasta la última coma del plan de Ayala (que es el mismo llamado Manifiesto de Milpa Alta), Villa estaba de acuerdo con ello, Carranza había prometido dirimir de su cargo como presidente de la nación, Zapata no reconocía a Carranza y lo proclamaba como un usurpador que había renunciado a los ideales de la revolución.

 

Bajo este escenario y y bajo la consigna de cumplir con su palabra, Carranza envía su renuncia al pleno de la Convención la cual es leída a los presentes por Obregón:

 

“… Entonces Obregón leyó un mensaje de Carranza en donde declaraba que en prueba de su disposición a sacrificar su puesto, su cargo, su personalidad, sus títulos y sus derechos, debían cumplirse tres condiciones: 

1) que se estableciese un gobierno apoyado por el Ejército Constitucionalista, 

2) que Villa renunciara a la jefatura de la División del Norte, debiendo salir del país si la Convención acuerda que él también debe expatriarse y 

3) que asimismo Zapata renunciara al mando de sus fuerzas retirándose del país y entregando las armas. 

 

(No se hacen esperar las rechiflas en el recinto) 

 

Obregón continua: Pero si llegare un momento en que dicha junta no pudiere seguir adelante porque en otros no hay el mismo espíritu de abnegación y patriotismo que en mí, entonces, si la salvación del país y el triunfo de la revolución así lo exigen, en mi carácter de jefe llamaré a mi lado al Ejercito Constitucionalista que me reconoce como tal, para luchar contra los enemigos de la libertad del pueblo mexicano…

 

Felipe Ángeles y otros convencionistas tienen el encargo de preguntar la respuesta de Villa, ésta llega en telegrama y es nuevamente leída en la asamblea:

 

“Yo por mi parte – declara – propongo para la salvación de la Patria, no sólo retirarme de la División, sino que presto mi consentimiento para que la Convención, que tiene los destinos de mi Patria en sus manos, ordene que nos pasen por las armas tanto a mí como al señor Carranza, para que los que se quedan a salvar a la Patria conozcan los sentimientos de sus verdaderos hijos”

 

La asamblea estalla en aplausos….”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s