La muerte científica de Jesús


LA MUERTE CIENTIFICA DE JESUS

 
 

A la edad de 33 años, Jesús fue condenado a la pena de muerte.

En esa época la crucifixión era la “peor” muerte. Únicamente los peores

criminales eran condenados a la crucifixión. Pero todavía fue más horrible para Jesús,  porque a diferencia de los criminales condenados a morir crucificados, a Jesús le iban a clavar las manos y los pies.

Cada clavo era de 6 a 8 pulgadas de longitud.
 


Los clavos fueron metidos en sus muñecas y no en las palmas de las manos como comúnmente se presenta. Hay un tendón en la muñeca que se  extiende hasta el hombro.  Los guardias Romanos sabían que los clavos romperían el tendón, forzando a Jesús a apoyarse en los músculos de su espalda para poder respirar. 
  


Ambos pies fueron clavados juntos, forzándolo a soportar su peso en un clavo que le atravesaba ambos pies y lo unía a la cruz. Jesús no podía soportar su peso con sus piernas debido al intenso dolor, así que estaba obligado a estar alternando entre arquear su espalda y después usar sus piernas para continuar respirando.  Imagina el esfuerzo, el dolor, el sufrimiento y el valor.


Jesús soportó todo esto por cerca de 3 horas.
 
Si, por 3 horas! Puedes imaginarte que clase de sufrimiento?  unos minutos antes de morir, Jesús dejó de sangrar. Simplemente derramaba agua por sus heridas..  


En las imágenes comunes vemos las heridas de sus manos, pies y aún la herida de su costado. Pero sabemos realmente de todas las heridas que le hicieron en el cuerpo? Un martillo le clavó las muñecas con clavos grandes, sus pies encimados fueron atravesados con un clavo por los arcos, y después un guardia romano le atravesó el costado con una lanza.   Pero antes de los clavos y la lanza Jesús fue flagelado y golpeado.  Los latigazos eran tan fuertes, que le desgarraban la carne. Los golpes tan horrorosos que le cortaban la cara y su barba era arrancada de su rostro. Las  espinas de la corona estaban enterradas  profundamente en el cuero cabelludo llegando hasta su cráneo.  La mayoría de los hombres no hubieran sobrevivido a esta tortura.  


No tenía más sangre para derramar, solo agua salía de sus heridas. El cuerpo humano adulto contiene aprox. 3.5 litros de sangre.
  


Jesús derramó los 3.5 litros de su sangre; Tenía 3 clavos metidos en sus miembros: una corona de espinas en la cabeza y más allá de eso, un soldado romano le clavó una lanza en el costado.
 



Todo esto sin mencionar las humillaciones que pasó después de cargar su propia cruz por casi 2 kilómetros , mientras la multitud le escupía el rostro y lo apedreaban.  La cruz pesaba casi 30 Kg .



Jesús tuvo que soportar esta experiencia para que tú puedas tener libre acceso a Dios.



De esta manera tus pecados serían borrados.  Todos ellos sin excepción !!! No ignores esta situación.


   
 

JESUCRISTO MURIO POR TI !!!


Por ti, quien ahora lee este mensaje. No creas que Jesús murió solamente por los otros – aquellos que van a la iglesia o por los pastores o por los obispos, etc.


 
 

   

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s