Blanca Barragán Moctezuma


* Es un adeudo del siglo IXX reconocido por el gobierno tras la independencia

La descendencia española de Moctezuma

reclama a México el pago de pensiones

DPA, Ciudad de México * No todos los que se apellidan Moctezuma en México pueden demostrar su noble linaje como Blanca Barragán Moctezuma. Apenas uno pisa su casa, ubicada a los pies del volcán Ajusco, sobre el mar de casas que inunda la ciudad de México, esta historiadora de 46 años despliega el metro y medio de papel en el que tiene dibujado su árbol genealógico y en cuya parte superior figura en una de las ramas derechas su segundo apellido.Abajo del todo, de donde parten las raíces, figura el nombre de Motecuhzoma Xocoyotzin, también conocido como Moctezuma II, emperador azteca y trágica figura de la historia.Blanca Barragán Moctezuma, según el archivo familiar que ella guarda, es descendiente en decimosexta generación o Tatatatatatatatatatatatataranieta del emperador que gobernó un imperio que comprendió parte de lo que hoy es México. En 1519 fue apresado por Hernán Cortés y murió preso a fines de junio de 1520.

En México se conoce a Blanca porque desde hace muchos años intenta con ahínco, pese al poco éxito obtenido, que Austria devuelva la corona de plumas de Moctezuma a México.

Este penacho azteca, que tras la conquista llegó a Europa, se encuentra en el Museo Etnológico de Viena. Por otra parte, tres primos de Blanca, Esteban, Pablo y Javier Moctezuma Barragán, se han hecho conocidos en México como políticos.Pero no todos los descendientes del gran Moctezuma siguen llevando hoy en día su apellido. A muchos miles de kilómetros de la ciudad de México, levantada encima de las ruinas de la capital azteca, Tenochtitlán, vive en Granada, en el sur de España, la familia de los condes de Miravalle, otra rama de los descendientes de Moctezuma.Ellos no están interesados en recuperar algunos tesoros artísticos de la época precolombina sino en el dinero del actual Estado mexicano. Quieren que el gobierno les vuelva a pasar las pensiones que hasta hace casi setenta años les pasaba y que les fueron cortadas.Tras los varios escritos dirigidos a la embajada mexicana en Madrid, que han quedado sin respuesta, la familia ha encargado a un historiador en la ciudad de México que investigue el tema y que estudie la posibilidad de recurrir ante el Tribunal Supremo de Justicia para reivindicar sus derechos sobre determinadas propiedades.

Blanca Barragán Moctezuma, cuya abuela también recibía las denominadas “pensiones de Moctezuma”, no guarda muy buena opinión de la actitud de sus parientes en España.Con los Miravalle, que apenas conocen México, sólo tiene en común un antepasado: la princesa azteca Ichcaxóchitl o Isabel (1509-1550). Tras la llegada de Cortés a México, la hija de Moctezuma contrajo matrimonio con dos compatriotas del conquistador, primero con Alonso de Grado y luego con Pedro Gallego de Andrada. Ambos murieron poco después del enlace.Luego, según se sabe de algunas fuentes, Isabel se casó por propia voluntad con Juan Cano de Saavedra y sus descendientes proceden de los dos últimos matrimonios.El rey de España reconoció entonces una gran parte de la capital como propiedad de Isabel. Pero como los conquistadores se instalaron allí, se le prometió a Isabel que le realizarían determinados pagos en concepto de compensaciones, que rápidamente se convirtieron en una deuda gigantesca.Tan sólo del pago de los intereses podían vivir sin preocupaciones los descendientes de Isabel en México y los que se trasladaron a la península.Cuando en 1821 México se independizó, el nuevo Estado asumió los compromisos de la antigua colonia española y con ello también las “pensiones de Moctezuma”. A fines de 1933, el presidente Abelardo Rodríguez declaró nula la deuda y entonces cesaron los pagos a los Miravalle en España.Como poco después irrumpió la Guerra Civil en España y México nunca reconoció la dictadura de Franco (1939-1975), los Miravalle no volvieron a reclamar sus derechos hasta 1991. Lo que nadie ha calculado es a cuánto dinero equivalen las pensiones en la actualidad.“México tiene que reconocer que fue un error de estos gobiernos casi comunistas”, afirma Alejandro González Acosta, quien representa los intereses de la familia Miravalle en México.González Acosta, historiador de la Universidad de la UNAM, es un exiliado cubano, y como cubano de nacimiento todavía no ha asimilado ese particular resentimiento que gran parte de los mexicanos sienten todavía hacia los españoles, pese a que ya casi pasaron doscientos años desde la independencia.El historiador apunta que los Miravalle nunca fueron expropiados formalmente y menos aún renunciaron a sus derechos, y por ello sus demandas siguen siendo válidas.“En España siempre reclamaban. No les importa México un pito, pero quieren el dinero. Eso sí me molesta, sí me indigna como mexicana que amo a mi país”, reclama enojada Blanca Barragán Moctezuma, para quien “el cubano” es poco agradecido con el país que lo acogió, que le ha dado un puesto de trabajo y la nacionalidad.Pero las “pensiones de Moctezuma”, ya se cuestionaban en los tiempos en que se pagaban. “Era un dinero fácil que generó una bola de flojos”, afirma Blanca en referencia al tiempo de las colonias.Cuando Blanca habla y habla, durante un rato uno quiere creer que se encuentra delante de la mismísima Isabel. Blanca emplea el “nosotros”, cuando se refiere a los aztecas y “ellos” cuando habla de los españoles. Sin embargo, cuando se le recuerda que ella no desciende sólo de los aztecas, sino también de los conquistadores, su rostro se altera y asegura: “Sí, sí, sí, pero hay momentos en que la sangre mexicana jala más”.

En opinión de González Acosta, el reconocimiento de los derechos de los Miravalle podría contribuir a que aquellos mexicanos, que se habían negado a ignorar la parte española de su identidad, se reconcilien con ella. Además, señala que el hecho de que los mexicanos sigan hoy reclamando a los españoles actuales por lo que hizo Cortés es como si los franceses les echasen en cara a los italianos lo que hizo Julio César en la Guerra de las Galias.“México tiene que aprender a reconciliarse con su pasado, con su historia. Tiene que dejar de verla como una historia de buenos y malos porque ni los ‘malos’ fueron tan malos ni los ‘buenos’ tan buenos”, explica el cubano. Con apenas quinientos hombres, Cortés sólo pudo someter a México porque contó con el apoyo de los otros pueblos nativos, enemistados con los aztecas.González Acosta defiende a los Miravalle de la acusación de codiciosos que se desprende de las palabras de Blanca, y afirma que para ellos no se trata únicamente de dinero, sino del reconocimiento en sí. Si se materializan sus derechos –añade– se destinarán recursos para una fundación que promueva a jóvenes historiadores.Los progenitores de esta familia parecen tomarse el tema con tranquilidad. “De eso se ocupan mis hijos y en estos momentos están de vacaciones”, contesta la condesa y jefa del clan familiar de los Miravalle, que responde al nombre de Doña María de las Mercedes Enríquez de la Luna del Mazo Condesa de Miravalle.Al preguntarle sobre cómo se siente al ser una descendiente del gran Moctezuma, ella contesta: “Hoy en día no hay nada, se siente uno como todo el mundo”.La condesa, que vive en una casa granadina con vistas a la Alhambra, lamenta no haber podido viajar nunca a la tierra de sus antepasados. “Yo no he ido a México porque las dos veces que iba a México me puse mal y no pude ir”.En caso de que los Miravalle reciban realmente dinero del Estado mexicano, entonces, y sólo entonces, Blanca Barragán Moctezuma también reclamará sus derechos, aunque tiene serias dudas de que eso realmente vaya a suceder.“Lo que ella (la condesa de Miravalle) haga nos beneficia a nosotros. Ella va a trabajar para todos y en México hay entre seiscientos y setecientos descendientes mayores de edad y en España 350 más”, afirma Blanca Barragán. Ningún abogado aceptaría este caso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s