Home

El Palacio de Lecumberri

Sede del Archivo General de la Nación

«Señor Presidente:
El gobierno del Distrito Federal hace formal entrega de la Penitenciaria de México al Ejecutivo de la Unión, y pone en vuestras manos los títulos que amparan y fundan su dominio, suplicando os sirváis hacer la declaración de que queda oficial y solemnemente inaugurada … »

Rafael Rebollar
Gobernador del Distrito Federal, 29 de septiembre de 1900

Hola, los saluda Juan Matías, de nueva cuenta nos encontramos en este espacio de expresión histórica y cultural de la Antigua Ciudad de México; ahora, y por razones eminentemente de justicia histórica, para platicar con ustedes sobre el Centenario del Palacio de Lecumberri, que se registra el 29 de septiembre del año 2000, y aunque en los últimos tiempos se ha hablado de ese inmueble, he querido comentar con ustedes esta parte de la historia de la Antigua Ciudad de México, aunque no diga nada que ya se haya escrito.

El Palacio de Lecumberri es una de las joyas arquitectónicas del Porfiriato en el Centro Histórico de la Ciudad de México, junto con otros que se han admirado por generaciones; la diferencia ha sido que Lecumberri se construyó para penitenciaria y, por ende, sujeto a la crítica constante a causa de su uso, hasta llegar al año de 1976 en que salieron los últimos presos de Lecumberri para internarlos en los actuales Reclusorios del Distrito Federal, siendo su último Director el Dr. Sergio García Ramírez; y aunque se pretendió derrumbarlo, como si fuera culpable de los errores de los hombres, finalmente lo coronaron dándole al recinto un uso diferente, ” … donde hubieron presos hoy se guarda parte de la Memoria Documental de la Nación Mexicana”. Y siendo cárcel el Palacio, llamado Negro, es parte de la historia de México, así lo prueban sus 100 años de existencia.

Fue en el año de 1881, siendo Presidente de la Republica el General Manuel González, y Gobernador del Distrito Federal el señor Doctor Ramón Fernández – es conveniente destacar que el gobernador del Distrito Federal no era electo popularmente, sino nombrado por el propio Presidente de la República – cuando se iniciaron los estudios previos para la elaboración de un proyecto de penitenciaría para la Ciudad de México, Distrito Federal, para lo cual el 13 de agosto de ese año, nombró una comisión compuesta por ilustres personajes en las áreas del Derecho, Política e Ingeniería. Al equipo se les comunicó que se debían sujetar a un sistema denominado “Auburn”, el que consistía en la incomunicación de los presos durante la noche y su comunicación en el trabajo durante el día, “bajo el imperio de la ley del silencio”. Los miembros de la Comisión acordaron que el sistema “Auburn”, aunque había sido famoso en la segunda mitad del siglo XIX, sobre todo en Europa, era totalmente contrario al Código Penal Mexicano de aquella época, solicitando a las autoridades se les dieran facultades para elegir el sistema que estuviera al nivel de lo que consideraban “adelantos de la ciencia penitenciaria”, y poder proyectar el edificio idóneo, así lo manifestó el Secretario de Gobierno del Distrito Federal, Ángel Zimbrón, en la reseña histórica que de la penitenciaría hiciera el 29 de septiembre de 1900.

La Comisión presentó el día 30 de diciembre de 1882, al Gobernador del Distrito Federal, el proyecto de penitenciaria, basado en el sistema que fuera ideado por un capitán Irlandés de apellido Croffton, el que establecía una “…división de la pena en cuatro periodos graduales, desde la rigurosa prisión solitaria hasta la Iibertad preparatoria”, permitiendo que los presos pudieran aspirar, al tener buen comportamiento, a una mejor situación, la que contribuyera a su corrección y enmienda. De tal forma el Ingeniero Antonio Torres Torija realizó la composición arquitectónica del proyecto que, se pensó, sería el edificio adecuado para albergar a la penitenciaria.

Sin embargo, fue aprobado hasta que el General Porfirio Díaz, por elección, regresara, por segunda vez, a la Presidencia de la Republica Mexicana, para el cuatrienio 1884-1888. De inmediato se realizaron los estudios para escoger el terreno, decidiéndose por aquellos que se conocían como los de la Cuchilla de San Lázaro, nombrando, el 7 de mayo de 1885, al general Miguel Quintana como ingeniero director de la obra, y fue bajo su dirección que se culmino la cimentación en el año de 1887. Se logró también que el mamposteado llegara a la altura del primer piso, poniéndose las cubiertas de algunos cuartos y haciéndose 5 pozos artesianos. Por desgracia, el 25 de febrero de 1892 falleció el General Quintana, quedando encargado de los trabajos el Ingeniero Carlos Salinas.

Siendo Gobernador del Distrito Federal el General Ceballos, el 22 de agosto de ese año de 1892 encomendó la obra de la penitenciaría al Arquitecto Antonio M. Anza, mismo que terminó en su totalidad el primer piso, Así, ostentando el cargo de Gobernador del Distrito Federal, el General Pedro Rincón Gallardo, en el año de 1893, propuso al Presidente de la Republica contratar a la Pauly Jail Building Manufacturing Company de San Louis Missouri, de nuestro vecino del norte, para la construcción del segundo piso, en la parte de las celdas. La propuesta fue aprobada por el Ejecutivo Federal, y para el 20 de noviembre, por medio de escritura ofrecida por el notario Gil Mariano León, se estableció que la Compañía quedaba obligada a ejecutar la obra material de acero, con un costo de $530 000.00, “…naturalmente que la salvedad fue que tenían que respetar los planos y especificaciones formadas por Antonio M. Anza”, al que nombraron inspector de las obras contratadas.

En verdad, se cumplió lo pactado, y el 24 de enero de 1896 fue entregado el segundo piso del edificio a satisfacción del Gobierno del Distrito Federal y de Antonio M. Anza, por parte de la compañía norteamericana. En ese año se contrató la construcción de la torre central, acercándose el fin de la obra arquitectónica y lográndose el sistema panóptico que se había planeado.

En el año de 1897, se procedió a construir la atarjea que debía conducir al Gran Canal del Desagüe del Valle de México, los derrames y desechos de la penitenciaría. Pero … aunque el edificio terminó de construirse a fines de 1897, no se pudo inaugurar, ya que era necesario conectar aquella atarjea al Gran Canal y éste aun no estaba terminado, proceso que se dio dos años después.

Finalmente, el 29 de diciembre de 1900, a las 9 de la mañana, reunido el señor Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, General Porfirio Díaz Mori con su gabinete y demás personalidades del gobierno, inauguró la Penitenciaría de México, la que al paso de pocos meses se le conoció como Palacio de Lecumberri (voz de lengua éuscara o vascuence que significa Lugar Nuevo), apellido de un vasco, del que se dice fue dueño de los terrenos donde se construyó la Penitenciaría.

Después de 76 años de servir como cárcel, de la que se cuentan historias, leyendas, asesinatos como el de Madero y Pino Suárez, experiencias y sucesos aterradores; después de servir como inspiración o escenario para novelas y películas; después de ser el lugar donde se vigilaba y castigaba a los delincuentes, aunque muchos eran inocentes; ahora, transformado, conserva parte de la Memoria Documental Histórica de la Nación Mexicana, sí, queridos lectores, se convirtió, por decreto presidencial del 26 de mayo de 1977 en sede del Archivo General de la Nación, y después de 5 años de trabajos de remodelación dirigidos por’ el Arquitecto Jorge L. Medellín, fue reinaugurado por el Presidente José López Portillo el 27 de agosto de 1982.

En fin, en nuestra próxima charla penetraremos a la historia del Archivo General de la Nación, hasta entonces…

*Revista Ritos y Retos del Centro Histórico, Nueva Época, año V, núm. 10

2 pensamientos en “El Palacio de Lecumberri

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s